CARAMELOS DE CAFÉ

Libro: Caramelos de café 
Autor: Paula Dalli 
Editorial: Editorial Planeta Ficha Completa

Sinopsis: 

Recién cumplidos los dieciocho años, a Valentina se le abre un futuro lleno de posibilidades: en breve iniciará su vida universitaria lejos de su familia y se trasladará a Madrid a vivir con Melanie, su mejor amiga. Sin embargo, parece que todo se tuerce. Su madre acaba de abandonar la casa familiar para irse a vivir con su nuevo novio, y ahora Vale debe lograr que su padre y su hermano aprendan a cuidarse por sí mismos antes de que ella se marche. Solo le consuela desayunar en su lugar favorito, que atiende el barista más guapo y sensual que ha visto nunca, Jon. Valentina necesita sentirse una adulta independiente y cumplir todos los planes que lleva años imaginando, pero Madrid le reserva una sorpresa: cierto día mientras pasea por la calle entra en una especie de pizzería do it yourself cuyo encargado, casualmente, es Jon, el barista guapo de Altea. Así comienzan una relación en la que compartirán su amor por la cocina y el sueño de dedicarse profesionalmente a ello. Para lograrlo, se verá envuelta sin quererlo en un revuelto de ingredientes variados: nuevas amistades, reapariciones inesperadas y una sensación de descontrol al tomar decisiones pensando que improvisar una receta siempre sale bien.



En colaboración con la editorial. 



<<¿Qué quieres que sea? Mi café de cada mañana>>

¡Hola a todos! Cuando leí de que iba el libro, Caramelos de café, sentí curiosidad por la historia, pero no fue hasta que escuché algunos comentarios que me decidí a leerla. No era un libro que quisiera leer desde el principio, pero empecé a escuchar buenos comentarios, así que me animé con la lectura. 

A Valentina apenas le quedan un par de meses para dejar Altea e irse a Madrid y empezar por fin a vivir su mayoría de edad como siempre se la imaginó. 
Para ella es difícil marcharse y dejar solos a su padre y a su hermano. Ramón, el padre de Valentina que aún no ha superado lo que la infidelidad de su mujer, y Rafa, el hermano rebelde de Valentina que sigue sin entender lo que ha pasado en su casa. Pero ella necesita volar y afrontar lo que la vida le tiene preparado.


" Quizás los baristas, además de dibujar cosas en los capuchinos, desarrollaban algún tipo de superpoder de conexión mental porque, aunque en aquel instante ella no se diera cuenta, fue él quien decidió meter ese disco en el reproductor o buscarlo en Spotify y darle al play. El mensaje de la canción que sonaba era: <<Esperando a que el mundo cambie>>. Eso era lo que Valentina llevaba tres meses haciendo. Ya había puesto punto y final a la espera. " 

Este es un libro sencillo que cuenta la historia de Valentina, una chica que ha tenido el rol de madre e hija en su casa desde hace mucho tiempo. Su padre no está pasando por un buen momento desde que su mujer, Manuela, se fue de casa con uno de sus compañeros de trabajo. Por eso, a Valentina le preocupa dejar a su hermano y a su padre para empezar su propio camino en la universidad de Madrid. Dejar su pueblo natal y volar hasta una ciudad que no conoce. 
A Vale apenas le quedaba un mes para ayudar a su padre a superar todo lo que estaba pasando. Enseñarle a valerse por sí mismo y entender a su hermano. Empezar el doble grado de Edificación y Administración de empresas en Madrid sería sin duda la mejor decisión del año. 

Jon es el barista de la cafetería que Valentina siempre frecuenta en Altea. Solo le conocía porque le había atendido allí un par de veces, pero sabía que tenían muchos amigos en común, más de una vez había escuchado su nombre en algunas conversaciones. Siempre lo había encontrado un chico atractivo y simpático. Un chico de aspecto californiano casado con su tabla de surf. 

Pero las casualidades existen y Valentina se encuentra a Jon en una pizzeria do it yourself en su nueva vida en Madrid. 

Desde que empecé la historia que vi que todo pasaba de una forma muy lenta. Los primeros capítulos se centran en Valentina y en como tiene que enseñar a su padre y a su hermano pequeño a valerse por sí mismos ya que en menos de un mes, ella estaría en Madrid y no podría cuidar de ellos. Su padre está pasando por un mal momento y su hermano está en plena edad rebelde y no hace caso a nadie. Valentina los ayudará a cocinar y les enseñará las cosas básicas para no morirse de hambre en su ausencia.
Cuando llega a Madrid y empieza la universidad, se da cuenta de que eso no es lo que a ella le apasiona, A Vale le entusiasma la repostería, y es entonces cuando se da cuenta de que tiene que mentir a toda su familia. 

Por otro lado, tenemos a Marc, el exnovio de Valentina que intentará por todos los medios recuperar lo que perdieron, y si para ello tiene que engañar, no dudará en hacerlo. Está convencido de que puede convencerla de volver de Madrid y de ese modo, hacer que se quede con ellos, una idea muy tentadora para su hermano, que quiere traerla de vuelta. 

Jon es el Barista de la cafetería que siempre frecuenta Valentina en Altea, y le destino, quiere ponerlos juntos en la misma ciudad al mismo tiempo. A diferencia de las veces que ambos coincidían en el café, en Madrid empiezan a hablar y a darse cuenta de lo que sienten. Para mí, este punto de romance es bastante secundario y un poco precipitado. El libro se centra en la protagonista, en sus miedos, inseguridades y en lo que quiere hacer en la vida. No quiere decepcionar a su padre y eso hace que no le cuente lo que realmente le gustaría hacer. Ella piensa que se enfadará cuando le diga que ha dejado la universidad y que quiere dedicarse a la repostería. Por esa razón, decide que es mejor mentir a todo el mundo. 

En la relación que tiene con Jon, me parece precipitada por varias razones. La primera es que prácticamente nunca han tenido una conversación en todo el tiempo que ambos vivieron en Altea, pero cuando se encuentran de nuevo, nace esa necesidad de comunicarse. Y la segunda es que en pocas semanas ya sienten un montón de cosas. Es una historia que me ha costado un poco creer. 


" -¿Qué haces aquí? -soltó Vale sorprendida, pero claramente alegre, como si se tratara de un amigo cercano al que hacía mucho tiempo que no veía. 
-Trabajo aquí- respondió él sin darse cuenta de que Valentina era Valentina, mientras trataba de dejar el barreño en la barra-¡Valentina Ferrán Álvarez! -reacciónó tras colocar el material y volver hacia ella.
-¿Debería asustarme que te sepas mis dos apellidos?
-Puede- dijo Jon pausadamente con cara enigmática- No, es broma, es que parece que mi Facebook busca por todos los medios que nos hagamos amigos. Siempre me sales en las <<sugerencias de amistad>>"  

En conclusión: Caramelos de café ha sido una historia sencilla que he leído en una tarde, pero que no ha logrado entusiasmarme. 


A este libro le doy dos sombreros.
¿Y vosotros? ¿Qué pensáis de este libro?





Ever ~

3 comentarios:

  1. No conocía el libro y me encantan los caramelos de café pero por lo que dices no creo que lo lea.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pues ya estoy bastante cansada de las historias que resultan poco creíbles y como veo que esta va por el mismo camino, la dejaré pasar. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! La sinopsis no me pintaba mal, pero ya no sé bien qué pensar.. Jeje. De momento lo dejare pasar, gracias por la reseña :) ¡Un besito!

    ResponderEliminar