NO ESTÁ EL HORNO PARA CRUASANES

Libro: No está el horno para cruasanes 
Autor: Shirin Klaus 
Editorial: Esencia Ficha completa

Sinopsis: 

Álex es un profesor de inglés que cada tarde va al gimnasio. Cuando él y sus colegas oyen a tres chicas burlarse de sus músculos, hacen una apuesta que ganará el primero que consiga acostarse con una de ellas. Álex se fija en Carla creyendo que será un polvo fácil para él; de hecho, está casi convencido de que le estará haciendo un favor, de que le alegrará el día, la semana, ¡el año! Sin embargo, el cazador resultará cazado, ya que Carla es mucha mujer y está a punto de abrirle las puertas de un mundo con el que hasta entonces Álex solo se había atrevido a fantasear. Enamorado hasta las trancas, ¿conseguirá Álex romper la coraza de la fría Carla?


En colaboración con la editorial. 



<<Hay pocas cosas que se hagan a oscuras: el sexo y matar. No habrás venido a matarme, ¿verdad?>>

¡Hola a todos! Este es un libro que ya me llamó la atención cuando al autora lo autopublicó en amazon. Lo leí en ebook y al ver que lo habían sacado en papel lo leí de nuevo. 
Esta me pareció una historia diferente desde el principio, ya que los roles a los que estamos acostumbrados en este tipo de tramas están invertidos. 
Es un libro divertido, que lees perfectamente en una tarde. 

Carla y Álex siempre han ido al mismo gimnasio pero nunca se han dicho más que un "hola" o "adiós". A raíz de que unos compañeros las escuchan hablar en el vestuario, deciden intervenir y hacer que dejen de pensar que ellos solo son unos cruasanes de gimnasio. Pero lo que no espera Álex es que Miss Miraditas termine siendo algo más que un reto que pretende ganar. 

Carla hace mucho tiempo que no se enamora, y cuando le pide un favor a Álex no espera que se convierta en nada más. Ambos se ayudan mutuamente, pero no tiene porqué ir más allá... o eso es lo que ella esperaba. 


" -¿Y podemos irnos?
- ¡No! Quiero más pruebas. Quiero pillarlos con las manos en la masa.
-En ese caso, el restaurante es perfecto.
Carla lo miró sin comprender.
-Es un italiano especializado en pizzas. Pillarlos con las manos en la masa..." 

Cuando digo que los roles están invertidos, me refiero a la introducción al mundo al que Carla está acostumbrada. Para ella, eso es algo normal, pero para Álex solo es algo con lo que algunas veces se ha permitido fantasear. No espera que Carla sea ese tipo de chica ni mucho menos, para él no era una chica atractiva hasta que la ve fuera del gimnasio. En ese momento se da cuenta de que será difícil no verla como algo más, algo que de momento, ella no está pensando en darle. 
Carla es una chica fría, que no se abre a los demás y Álex un chico ligón que no le importa estar con una chica cada noche.

Este libro, para mí, rompe mucho tópicos, ya que en esta clase de novelas, el chico es un empresario, o directamente es una de las persona más ricas del universo. La chica, por otro lado, pobre y fea (según ella, porqué después casualmente todos los tíos le van detrás) no ve más allá de él. Es entonces cuando los astros se alinean, los dos se encuentran, se miran a los ojos y puf amor a primera vista. Estoy un poco cansada de este tipo de tramas, así que encontrarme con esta novela fue interesante. 

Carla es una chica normal, que va al gimnasio porque le apetece. Nadie tiene que decirle que va porque tenga algún que otro kilo de más, sencillamente hace lo que quiere. Hace mucho tiempo que no sale con nadie, lo que tiene con su actual pareja se le puede llamar de cualquier manera menos relación. Ella hace tiempo que quiere dejarlo, pero no sabe ni como ni cuando. Así que cuando nace la sospecha intentará pillarlo con las manos en la masa. 

Álex es un chico que se pasa las horas en el gimnasio para verse bien. No tiene problemas para llevarse a una chica a la cama así que con Carla no será diferente, o eso es lo que él cree. Cuando sus amigos proponen una apuesta, él, aunque no le guste demasiado, acepta, creyendo que le hará un favor a Carla que es una chica del montón en la que nunca se fijaría. 

En esta novela, es la chica la que llevará la voz cantante en toda la historia. Ella es la que introducirá a Álex en un mundo en el que nunca imaginó estar. Para su sorpresa, el querrá complacerla en todo momento, y si tiene que hacer cosas que no le gustan simplemente por tenerla cerca, no dudará en hacerlo. 

Lo que me ha gustado de No está el horno para cruasanes es el cambio de rol en este tipo de tramas, algo a lo que los lectores de este género no están acostumbrados. Me ha gustado mucho volver a leer la historia de Álex y Carla y, de nuevo, no duró más de una tarde en mis manos.


" -Pero ¿qué es?
- Ya lo verás
-¿Me vas a dejar con la intriga?
-Solo un ratito más-dijo con una sonrisa." 

En conclusión: No está el horno para cruasanes  es una novela diferente, que engancha y con unos personajes que no estás acostumbrado a leer en este tipo de libros. Una historia que engancha y que se lee en una tarde. 



A este libro le doy tres sombreros.



¿Y vosotros? ¿Qué pensáis de este libro?
Ever ~

7 comentarios:

  1. Hola!
    Lo he visto bastante por los blogs, pero no me termina de convencer.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Menuda espaldaca que tiene el amigo....
    Oh my god.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. hola,
    me compre este libro el año pasado, incluso tiene otra portada jejeje. A ver si saco tiempo y me pongo con el.
    Gracias por la reseña
    Besotessssssssss

    ResponderEliminar
  4. Hola! Este lo apuntamos para leer entre otras lecturas más densas, nos suelen venir genial este tipo de historias.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! A mí también me gustó eso del cambio de roles pero en general me pareció un libro normalito. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Este libro no entra en mis planes de lectura por el momento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Bueno, por lo que comentas, el cambio de roles es más bien nominal, ya que parece que mantiene todavía los roles de poder donde el hombre considera a la mujer un reto a ganar y donde la mujer es más precavida, pero… paso a paso, supongo.
    Sin embargo, lo dejaré pasar. No es lo suficientemente innovador y me pondría de bastante mal humor.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar