Un día de lluvia

domingo, 16 de noviembre de 2014


Se que hace ya días que no subo nada, pero he estado liada con exámenes y trabajos, que ganas tengo de que lleguen las vacaciones de navidad ¿Vosotros no?

Me siento frente a la ventana y observo la lluvia caer en este mes de octubre. Empieza a hacer frío. La manta en mis hombros y el café humeante entres mis manos lo hace más soportable.  Se ha puesto a llover de repente, así que la gente corre de un lado a otro buscando un lugar donde refugiarse del agua que cae como pequeñas agujas. Los cristales empiezan a empañarse y me cuesta distinguir a las personas, ya no veo las caras preocupadas de la gente mirando el cielo, preguntándose cuando podrían seguir su camino mientras, seguramente, intentan recordar el motivo por el cual no han cogido el paraguas esta mañana antes de salir de sus respectivas casas. “Ayer vi en el tiempo que lo más probable fuera que lloviera todo el día” digo mientras soplo a la taza “Si no llevan paraguas es problema suyo”.






Ever ~

No quiero salir, me digo, no quiero salir

domingo, 2 de noviembre de 2014



Entre las cuatro paredes que envuelven mi habitación, me aíslo del mundo, de la realidad. No quiero salir porque, si lo hago, se que todo se volverá real. Tendré que admitir que no estás, que no volverás, y no estoy preparada para ello. Por eso estoy aquí, tendida en la cama sin la intención de salir. Aquí, puedo imaginar que todo es un sueño, un maldito sueño, una pesadilla que no acaba y de la que no consigo despertarme. Soy consciente de que eso solo es engañarme a mí misma, pero de esta manera, mi cuerpo siente tal alivio y tranquilidad, que intenta seguir adelante. Cuando salga, la realidad me golpeará de golpe y dolerá. Dolerá como si fuera un mazo quien lo hiciera. Sé que tendré que salir algún día, pero de momento, aquí, rodeada de la oscuridad, estoy bien.



Ever ~