No quiero que te marches

viernes, 19 de septiembre de 2014



Tengo algunas que otras historias largas para subir, pero de momento iré subiendo relatos cortos, Muchas gracias por los comentarios en cada entrada, no sabía si subir la historia anterior porque era demasiado larga y no quería que las entradas lo fueran demasiado. Espero que esta también os guste y me deis vuestra opinión.  


La nieve caía lentamente aquella tarde de invierno, la soledad inundaba las calles mientras el sol se escondía dando paso a la noche.  El viento invisible empujaba los columpios rompiendo aquel silencio.  Un sonido metálico que se acompasaba al de sus respiraciones. Se inclinó delante de ella secándole las lágrimas con el pulgar. No quería verla llorar.

“No quiero que te marches” le decía ella sollozando “Quédate conmigo” “¿Lo prometes? ¿Prometes que volverás?”


“ Lo prometo “ dijo él intentando sonreír “te prometo que volveré a buscarte ¿Alguna vez te he mentido?” ella negó con la cabeza y él intentó sonreír de nuevo. Sus labios consiguieron curvarse con tristeza. El sonido de un coche le avisaba que tenía que marcharse, pero ella se negaba a soltar aquella chaqueta marrón. No soportaba la idea de que su mejor amigo se fuera tan lejos. “Me tengo que ir… “empezó a decir.  Con resignación, dejó que se marchara, pero antes le tendió un papel. Él lo desplegó lentamente, y  tras mirarlo, se lo guardó en el bolsillo y la abrazó con fuerza. De nuevo el claxon del coche llamó su atención. Apretó los labios i antes de irse, sus labios rozaron su mejilla. Acto seguido, echó a correr hacia el coche mientras se despedía con la mano.  El coche arrancó dejando a la pequeña atrás. Mientras el coche se alejaba ella corría detrás mientras gritaba su nombre, pidiendo que por favor no se marchara. En el coche, él  se tapaba los oídos para no escucharlo, mientras se decía a si mismo que volvería. Aquella lágrima selló el pacto. Sus fuerzas la abandonaron y calló al suelo aún llorando. Por su cabeza sobrevolaba un recorte de papel que el viento consiguió llevarlo fuera de su alcance. Un número de teléfono se iba volando 



12 comentarios:

  1. ay es precioso, pero a veces es dificil pedir a alguien que se quede a tu lado...

    ibeatforlove.blogspot.com
    te sigo <3

    ResponderEliminar
  2. Hola acabo de descubrir tu blog, me encanta sigue así nos estaremos leyendo.


    Besos♥

    ResponderEliminar
  3. Holaa! que hermoso eso que escribiste, y la foto pues, me han dado ganas de viajar lejos! De cumplir promesas...
    Te sigo, muchos éxitos, Nos leemos! ♥

    ResponderEliminar
  4. NOOOO! :(
    Escribes super hermoso, ha sido estupendo descubrir tu blog :)
    Cariños ♥

    ResponderEliminar
  5. Ay, a veces no decimos lo que sentimos y nos pasan tonterías como está. Gracias por tu relato :3

    Un beso. ^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Una historia triste, pero hay que dejar a las personas volar y que cumplan sus sueños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Es una historia triste, me ha conmovido mucho...

    Besos<33

    ResponderEliminar
  8. Hola!!! me apasionas como escribes, gracias por tu relato.
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
    Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
    Un saludo, nos leemos

    ResponderEliminar
  9. Hola! Malditas despedidas que hacen que nuestro paso por la vida sea un poco más difícil... Me ha gustado mucho, tienes un tipo de escritura muy visual pues me iba imaginando a la perfección la situación. Besos!

    ResponderEliminar
  10. que triste y que bonito, pero a veces en la vida las despedidas son necesarias :S
    besoos

    ResponderEliminar
  11. Qué horror. Pero qué preciosidad. Me ha gustado mucho, pero he sentido que algo se me rompía dentro. Debe dársete bien esto porque no me siento así muy a menudo. No dejes de escribir así nunca ;)
    Un beso muy fuerte.*

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Me alegra ver que ya has superado los 100 seguidores, enhorabuena, te los mereces por esos maravillosos textos.
    Supongo que a veces lo mejor es dejar a un pájaro volar, las jaulas no son buenas y oprimen sentimientos.


    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar